Las vainas de Barceloca


El barco de los locos fue una famosa película, pero además, es un proyecto de arte alternativo (como si algun arte no lo fuera), una aventura en toda la extensión del significado. Un riesgo que tomaron unos amigos artistas y amantes del teatro que van de puerto en puerto, por el mediterráneo, llevando cultura a las ciudades. En el barco crean, escriben, actúan, duermen, comen, hacen el amor y le demuestran al mundo que la locura es relativa. El otro día, caminando por el puerto, me senté frente a ellos y viendo el costo de la entrada al show que montan, entendí que ni de locos ni de bobos tienen mucho, mas bien, asumieron la vida como un viaje en el que el buen viento y la buena mar siempre existirán, mientras la fe sea suficiente.


2 comments:

El Armadillo said...

desgraciadamente muchas veces a uno le hacen falta huevos para tomar esa opción...

se queda uno cobijado por un horario de oficina y un piso con todo y con nada...

bacano su viaje...

Alfred.Co said...

Con todo y nada... o con nada de nada, que es peor.