Yo no lo decidí.

-“Bala perdida mata a niña de 5 años en el suroriente de la ciudad”- Publicó el periódico en primera página.

Roberto dejó su barrio en Guayaquil a los 14 años. Siempre fue un chico tranquilo, responsable y con muchos amigos. Su barrio no era un sitio fácil para vivir pero a él, todos lo querían. Vivía con su abuela, los padres se fueron para Barcelona cuando él tenía 11 años. Cuando se reencontraron, las cosas no fueron tan fáciles como todos esperaban. La integración a la escuela con los nuevos compañeros y el nuevo idioma no era un tema sencillo. La convivencia en el piso con otras personas aparte de los padres, tampoco. Roberto se sentía diferente, rechazado y solo, además no tenía el mismo poder adquisitivo de antes. Ya no había remesas.

La relación con sus padres se deterioraba, se había perdido el sentido de autoridad, ellos, después de años de ausencia, querían complacerlo en todo, pero no podían. Un día después de una discusión con su madre, Roberto le dijo llorando: -“Me quiero ir al Ecuador”- a lo que ella muy serenamente respondió: -“Cuando usted trabaje, gane su propio dinero y además, se gradúe del colegio, se puede ir para donde le dé la gana. Muchachito”- En efecto, 4 años más tarde Roberto llegó a Guayaquil con 3000 euros ahorrados. Compró una moto, le regaló ropa a sus familiares, invitó a todos los amigos a comer y a beber, visitó a las prostitutas.
Cuando no sabía que mas hacer, probó la droga y compró una pistola. Entonces, disparó al aire.

3 comments:

AlejandroAngel said...

la soledad del inmigrante es siempre un sentimiento solo conocido por los propios inmigrantes, quien quiera que esté del otro aldo del charco siempre imaginara que tu en BCN estás pasándola del carajo, rodeado de amigos y con muchos euros que han caido del cielo y sin tener qeu trabajar de a mucho, pero nunca alcanzarán a imaginar el sentir de soledad que se puede vivir en un momento u otro de la aventura de la inmigración (sin contar también el coste que trae el exceso de trabajo en el tiempo para cumplir tus demás sueños).

Lo peor es que sea una soledad con gente a tu alrededor pero al fin y al cabo cada quien tiene su propia historia y vela por ella.

Anonymous said...

Logras con tu forma de escribir, hacer agitar el corazon.Me tocó releer y empatar lo inicial con el final. Conseguiste un impacto y muchas reflexiones. Bien logrado ese escrito

Leonarda said...

Buenisimo!! :(, es la historia de los inmigrantes, pues ciertamente quien lo vive, es quien lo puede testificar, pero el trasladarte de ese lugar al cual has anclado toda tu vida y los recuerdos mas preciados, te hace ser un desarraigado(aparentemente) y un melancolico total, es decir, Tener siempre en tu corazón y día a día, esa añoranza por el pasado profundo! Me llegó muchisimo este texto, inexplicable... Pero Muy bueno, tienes mucha madera para escribir y transmitir lo que deseas en el preciso instante en el que le das "publicar" a la nota...
Leonarda ;)