Échale semilla a la maraca pa que suene, Cheo Feliciano en Barcelona

La idea era entrevistarlo el sábado, pero acababa de llegar cansado y un poco resfriado de París. La opción entonces era conversar el domingo, horas antes del concierto, pero a última hora, los organizadores explicaron que necesitaba descansar, pues su garganta se había resentido con el frío de la capital francesa.


Queríamos preguntarle que percepción tenía de los nuevos grupos y si creía que sería posible volver a ver una generación como la suya,  donde junto a Héctor, Celia, Tito, Ismael, Santana, Rubén y los demás, se popularizó esta música que desde entonces llaman Salsa y que medio siglo después, mueve cuerpos en los cinco continentes.


Queríamos preguntarle sobre su paso por las drogas con la exclusiva intención de que pudiera darle un consejo a la juventud hispanoparlante, queríamos que nos comentara su visión sobre la inmigración latina en Europa y ver de qué manera sería comparable con la que él mismo vivió en los 50's de Nueva York. Queríamos preguntarle por la esquina, la calle, la cuadra y en general, de lo urbano como motivo de inspiración, en una sociedad que hoy se encuentra más en los chats y los mails, que en la plaza del barrio. Queríamos preguntarle finalmente, en esa entrevista no consumada, por aquella frase que tantos hemos coreado y por aquel instrumento creado por los indios Taínos de su natal Puerto Rico, y que ha logrado con su ritmo, darle identidad a la música latina.


El domingo a las 10pm el Casino la Aliança de Poble Nou le dio la bienvenida, y el maestro Cheo Feliciano entró como un huracán respondiendo a esas y otras cuestiones.


Explicó con su talento y con su voz, que aquellas glorias del son, la guaracha y el guaguancó serán únicos y vivirán por siempre no solo en el recuerdo de las generaciones actuales, sino también en los experimentos y libros de texto, de las venideras. Con repetidas referencias al compositor Catalino Curet Alonso, a Tito Rodriguez, al Sexteto de Joe Cuba y a sus viejos amigos de La Fania, Cheo dio a entender que el éxito tiene mucho que ver con el reconocimiento del talento de los demás y para los presentes, algunos de ellos, músicos jóvenes de lo que llaman la nueva salsa brava, seguramente quedó claro a dónde hay que apuntar. 


Para este instante, ya no era necesaria la entrevista planificada, verlo en el escenario bailar, cantar y sonreír a los 74 años esperamos sea razón suficiente para que los jóvenes conozcan su historia y aprendan de su valentía. Escuchar las letras de Anacaona, Amada mía, Así soy, Esto es el guaguancó, Juan Albañil, Mentira, Naborí, Salí porque salí, Si por mi llueve y todas las demás...  significó comprender que la inspiración no viene solo de las enredaderas del barrio o la internet, sino sobretodo, de las del corazón. 


Finalmente, a las 12 de la noche, cuando parecía que todo estaba dicho, Cheo confió el coro de su canción mas preciada al público para que todos comprendiéramos al son de la clave, que echarle semilla a la maraca es echarle ganas a la vida, es sembrar buena energía para enfrentarse a lo que viene, es ponerle sentimiento a los días para encontrarnos con ese bello sonido, que todos llevamos dentro.


¡chacu-cha cuchucu-cha cucha!


13 comments:

Tomáz said...

pa, que experiencia tan vacana, imagino estar ahí, envidia de la buena pa' usted.
Por otra parte, las preguntas que le iban a hacer a él me las ha dejado rondando en la cabeza...
Buena suerte y saludos desde Don Blog Pérez.

Anonymous said...

Si asi de bueno escribes sin haberle hecho la entrevisstaa planificaada, como seria si la hubieras podido hacer como pensabas?
Describes con el alma las cossas. Me emocioonan tus escritos. Buena por esa¡

Ricardo Barrios said...

Loco... has escrito lo que a todos se nos ha olvidado alguna vez en la vida... Échale semilla!!!

Paul Franco said...

Mi gato se esta quejando de que no puede vacilar... y es que el que a su gata le cuenta no es nada mas que un raton... echale semilla ahora...
=>>>>>>>>>buena viejo alfred!!!<<<<<<=======

Diana Perez said...

Completamente cierto, alescucharlo cnatar, mirarlo fijamtente a sus ojos llenos de sabor y alegria, no te dan ganas e preguntar solo de disfrutar..

Maria Cecilia Bentancourt said...

Alfred que bakano haberlo visto y rumbeado con cheo feliciano. Definitivamente a la vida hay que echarle la semilla a la maraca pa que suene como a la vida misma. Un abrazo

Javier Cohen said...

Aunque trasciende mi generacion, admirable es contemplar la marca que ha dejado durante tantos agnos. Admirable y cada vez mas apasionante lo que el talento, la tradicion y el verdadero amor al arte hacen en la vida de un hombre que a sus 74 agnos aun tiene esa energia....

Andrea Lafouri said...

Jooo! Finalmente quedó muy bacana... la no entrevista!

Mario García said...

Creo que 'el mismo no hubiera podido contestar mejor. Excelente!!!

Laura Suarez said...

Odio los msn en cadena, pero hay que ver como ayudan a masificar un buen escrito que se quiere compartir y expandir con quienes al leerlo vuelan a nuestra mente, y en este caso a los pies agitados de una tanda salsera, currambera... y por supuesto, de la vida que cada uno y una vive intensamente y que en algún momnento maravilloso hemos compartido buscando más semillas y haciéndolas sonar muy fuerte!

Un abrazooooote!

Javier Cantillo said...

E X - C E - L E N - T E!!!
Un beso enorme y GRACIAS! por compartir este escrito tan bien escrito.

Chef Andrew said...

Zapatero a tus zapatos.

Anonymous said...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!